Roll 20: Tablero virtual

Lo confieso: soy uno de esos jugadores de rol que se autocalifican como de “la vieja escuela” (OSR, como la llaman ahora). Me gustan mas las versiones de D&D cuanto mas próximas son a 1974, siento simpatía por los retroclones y creo que el mejor juego es el que no requiere mas que unos (pocos) manuales, un puñado de dados, lápiz y papel.

Con este preámbulo, puede resultar irónico, o cuando menos contradictorio, que hoy escriba un post hablando de “Roll 20“, que es una moderna herramienta que sustituye la mesa de juego por la pantalla del ordenador. Sin embargo, esta plataforma tiene una multitud de pequeños detalles que, en mi opinión, la hacen interesante. No voy a proponer a estas alturas que nadie cambie la sencillez del plano garabateado en un papel con manchas de grasa por un Ipad, pero reconozco que en ocasiones la tecnología facilita las cosas. Cuando menos con este tipo de “tableros virtuales” podremos seguir jugando a rol cuando nuestro grupo está disperso por esos mundos de Dios, incluir en la partida a ese amigo que se ha quedado en casa porque está enfermo o incluso montar un nuevo grupo con gente anónima que encontremos por la red. Pero basta de cháchara, veamos de qué se trata:



Roll 20 es un tablero virtual, bastante sencillo e intuitivo, que traslada a nuestro ordenador la acción que un juego de rol o de mesa desarrollaría precisamente sobre la mesa. Funciona en nuestro navegador web (aunque sus creadores recomiendan preferentemente Firefox o Chrome), por lo que no hay que descargar, configurar ni instalar ningún software, basta con darse de alta en la plataforma “Roll 20″, que además es gratuita, y podremos incorporar a nuevos jugadores a nuestra partida simplemente enviándoles un link. Su objetivo es potenciar la componente narrativa del juego y la interacción entre los jugadores con herramientas que les permitan mantenerse vinculados participando desde la distancia como si estuvieran alrededor de un mismo tablero. Otro detalle importante es que no se basa en ningún sistema de juego, por lo que podemos utilizarlo a nuestra conveniencia para jugar a casi todo lo que se nos ocurra.


Uno de sus elementos básicos es la disponibilidad de un chat con video y voz, que nos permite mantener la conversación igual que en una partida presencial, e incluso ver en directo la cara del resto de participantes, lo que mantiene la sensación de proximidad con el resto del grupo. Podemos además establecer comunicaciones privadas con otros jugadores o con el director de juego, y todas nuestras conversaciones quedarán grabadas en un registro al que podremos acceder si necesitamos consultar o recordar algo.
Roll 20 dispone asimismo de un sólido contenido gráfico. Tenemos a nuestra disposición un buscador que nos facilitará imágenes de todo tipo de elementos necesarios para dotar a nuestro juego de una base artística: fragmentos de terreno, personajes, monstruos, herramientas, armas, mobiliario, paisaje… todo lo que podamos imaginar. Se puede crear un escenario muy digno utilizando elementos gratuitos, y si decidimos apoyar económicamente a la plataforma, existe un “Roll 20 Marketplace” donde podemos comprar en un amplio catálogo. También es posible utilizar nuestros propios gráficos mediante un sencillo sistema “drag and drop”.
Otro interesante detalle es la posibilidad de dotar a nuestra partida de un fondo sonoro. Podemos seleccionar una música ambiental de entre un enorme elenco de pistas de audio, y la banda sonora elegida sonará simultáneamente en los ordenadores de todos nuestros jugadores.
Y unos de los recursos que me ha resultado mas curioso es cómo gestiona Roll 20 las tiradas de dados. Podemos simplemente recurrir a un generador aleatorio que muestra la tirada en la ventana de chat, o podemos utilizar una herramienta 3D que muestra el dado elegido rodando sobre el tablero virtual, igual que lo veríamos en una partida real (y nunca se nos caerá al suelo).


Por no alargar demasiado esta reseña, mencionaré algunos otros recursos disponibles, como la posibilidad de llevar un diario de la partida que incluya notas confidenciales, la de dotar a cada ficha de atributos personalizables de fácil actualización, añadir un contador de turnos, la “niebla de guerra” (que esconde la parte del tablero que los personajes todavía no han explorado), herramientas de medida y dibujo, un interfaz gráfico por capas que incluye una reservada al director de juego…. y podría seguir enumerando características durante horas.

En resumen: quizá Roll 20 no es el sueño de los militantes de la OSR, y quizá acerque peligrosamente la experiencia de juego a la frontera de los videojuegos. Sin embargo, permite mantener unido a un grupo de jugadores sin importar la distancia que los separe (siempre y cuando tengan a su alcance un ordenador y una conexión a internet) y nos permite llevar nuestra campaña o nuestro baúl de juegos a todas partes sin necesidad de cargar con él. Sería de necios no reconocer la utilidad de esta plataforma y la profusión de detalles que hacen de ella una herramienta atractiva e interesante.



You can leave a response, or trackback from your own site.

One Response to “Roll 20: Tablero virtual”

  1. [...] como si todos estuvieran sentados en torno a la misma mesa de rol. El más popular hasta ahora es Roll20, del que también hablamos hace algún [...]

Leave a Reply

Powered by WordPress | Designed by: Download Free WordPress Themes | Thanks to wordpress themes free, Themes Gallery and Download Premium WordPress Themes

Modified by: @elistae